Una boda urbana

Una de nuestra secciones favoritas del blog de La Luciérnaga Eventos son las entrevistas a los novios. Se trata de una manera en la que vosotros conozcáis nuestro trabajo y para nosotras un bonito recuerdo de todos los preparativos y el gran día que vivimos con los novios. En esta ocasión, os presentamos una boda urbana, la de Guille y Clara. 

La Luciérnaga: Hemos pasado un año maravilloso junto a vosotros, planeando y diseñando cada detalle de vuestra boda, mil reuniones, mails y llamadas, pero sobre todo los momentos de risa que hemos pasado. Eso sí, creo que nunca nos contasteis cómo te pidió que os casarais, Clara.

Clara: Fue en Copenhague en una escapada de fin de semana, un año antes. El momento fue precioso, en un barco mientras hacíamos un recorrido por la ciudad, pero lo realmente gracioso del finde fue que a Guille le hicieron facturar la maleta de mano donde tenía el anillo y, claro, conmigo delante, ¡no podía ponerse a sacarlo! Al llegar al aeropuerto la maleta no salió. Su cara os la podéis imaginar… Por suerte apareció un rato más tarde en otra cinta y por fin el pobre pudo respirar.

La Luciérnaga: Ja, ja, ja, ¡¡menudo susto!! Tenemos muchas parejas maravillosas y novias que te roban el corazón, como tú, Clara, pero nunca un novio tan entregado. Tanto que es ¡¡la primera vez que lo incluimos en la entrevista!! Cuéntanos, Guille qué fue lo que tenías claro al imaginar tu boda…

Guille: La verdad que en aquel momento no sabía ni por dónde me venían, fue una suerte encontraros. Tan sólo teníamos claro que no queríamos un bodorrio multitudinario, ni con grandes alardes. Con esas premisas, el resultado fue que a 2 semanas de la boda teníamos 300 personas, nos casábamos en San Jerónimo el Real y lo celebrábamos en un palacio. Como veis, fieles a nuestros principios…

Bromas aparte, con el tiempo nos hemos alegrado mucho del formato. Todo salió muy bien y pasamos un día inolvidable.

La Luciérnaga: Así fue, pero a veces hay espacios que te enamoran o ideas que no conoces.., no sois los primeros a los que os pasa 😉 Vivimos una ceremonia preciosa en Los Jerónimos y aunque la entrada nos dejó un poco mojados, siempre recordaremos la divertida salida con el sol luciendo…

Clara y Guille: El paraguas fue uno de los artículos de nuestra boda. Hasta tal punto que Clara tenía 3 el día anterior. Finalmente tuvimos muchísima suerte y el tiempo nos dio una tregua de 2 horas para la parte de la iglesia y el traslado. Después ya nos daba igual lo que pasara porque todo era en interior.

La ceremonia fue preciosa. Nos casaba nuestro amigo Pedro y teníamos unos 15 testigos por cabeza, así que no se puede decir que nos sintiéramos solos ese día…

A la salida hubo un detalle especial: el paseíllo con el arco de sticks. Es tradición cuando se casa un jugador de hockey. Pasar por debajo rodeados de amigos fue precioso.

La Luciérnaga: ¡Y qué bien lo pasaron los invitados en los autobuses elegidos para el traslado a la comida!

Clara y Guille: Nos apetecía mucho a los dos hacer todo en el centro de Madrid. Tenemos una ciudad preciosa y queríamos que la gente la pudiera disfrutar. Somos dos grandes amantes de la ciudad. Desde el primer momento hablamos con La Luciérnaga Eventos para buscar el espacio con estas características. Teníamos que solucionar el tema del volumen de invitados, que se nos iba de las manos y nos estaba costando encontrar espacios, con la estética acorde a nosotros. Una vez que cerramos el espacio, nos pusimos a trabajar en el itinerario. Celebrar la ceremonia en Los Jerónimos y la comida en Callao invitaba a un recorrido muy especial y las fotos de los invitados son divertidísimas.

La Luciérnaga: Fue espectacular vuestra entrada, al ritmo de “No puedo vivir sin ti”, de Los Ronaldos.

Clara y Guille: El espacio era perfecto para la entrada. El patio central, el cóctel en la planta tercera y el banquete en la planta baja, el balcón para saludar junto al grupo de música… Tuvimos mucha suerte con eso y con que pudiera ser con música en directo aprovechando un tema tan pegadizo.

La Luciérnaga: Clara, estabas radiante ese día, el traje y la capa de Inuñez, eran espectaculares ¿qué te hizo decidirte por ella?

Clara: Fue conocer a Isabel Núñez y lo tuve clarísimo. Ella había diseñado el vestido para la boda de mi hermana un año antes y no dudé. Ella me ayudó con el diseño, nos parecía especial lo de la capa y los tejidos de terciopelo y la falda con textura por la época del año que era. Cuando le íbamos dando forma al traje lo comentábamos y nos divertía mucho porque nos parecía una manera elegante de llevar tocado y que la capa hiciera efecto de velo.

La Luciérnaga: Y la corona y el ramo… ¡nos enamoraste con la elección de los colores!

Clara: ¡Gracias! Quería darle un toque de color al vestido y me hacía ilusión que el ramo tuviera inspiración otoñal y frutos rojos, y en La Sastrería de las Flores cogieron genial la idea. Disfruté un montón con la preparación del tocado con mi hermana, mis amigas y las chicas de El Armario de Las Flores (que son fantásticas!) y los zapatos de Resan también rojos, todo regalo de mis testigos 🙂

La Luciérnaga: ¡Y tú, Guille! Súper elegante y rompiendo los clasicismos del chaqué, ¿de donde era por cierto?

Guille: ¡Gracias! Tenía muy claro que quería chaqué azul oscuro y chaleco más clarito, pero con la corbata tuve muchísimas dudas. Al final fue una mezcla de varios sitios, pero creo que quedó más o menos aceptable… El chaqué me lo hicieron en Guzmán, el chaleco, los tirantes y la camisa, en Félix Ramiro. Los zapatos eran de LG Castellanos y la corbata de Soloio.

La Luciérnaga: En vuestra boda inundamos el Palacio de Alhajas de aires invernales, con guiños navideños, los centros, el bodegón de la entrada, nos dieron quebraderos de cabeza, pero al final tuvieron muchísimo éxito. ¡Y hubo muchos detalles cuidadosamente escogidos, hasta elaborados por vosotros!

Clara y Guille: Queríamos que este año estuviera lleno de planes juntos, que fuera un año divertido y algo más que una simple organización de un evento. Uno de ellos era conseguir y pintar nosotros mismos los meseros y creo que quedaron espectaculares. También pusimos mucho cariño en las invitaciones, los carteles de los baños, la imagen para el fondo del fotomatón y el atrezzo de la fiesta.

La Luciérnaga: Fue todo muy original. Los invitados se tronchaban con los carteles del baño…

Clara y Guille: Lo de los carteles de solter@s más buscad@s fue un punto muy gracioso… La gente respondió fenomenal y se lo tomó con humor. A medida que pasaba el día iban dando más juego, hasta que al final ocurrió lo inevitable y alguno se lo llevó a su casa. Nos imaginamos que ahora mismo ocupa un lugar preferente en algún salón…

La Luciérnaga: ¡Estamos seguras! Hay que tener a los invitados animados, y el comienzo con el cóctel es muy importante. Tuvimos la suerte de contar con David Dominique y su Jazz Band, súper animada y que consiguió que los invitados lo disfrutan mucho.

Clara y Guille: David y su equipo fueron un acierto total. Además tuvimos algo de indecisión con el tema de la elección del grupo, pero el ambiente que generó fue inolvidable. Para nosotros, tener música en directo en el cóctel era esencial, y además teníamos claro que queríamos swing. El colofón fue que David y su equipo aprendieran los meses antes a tocar “No puedo vivir sin ti”, de Los Ronaldos, que no estaba en su repertorio, con el objetivo de que entrásemos con ella en el banquete. ¡Unos cracks!

La Luciérnaga: Y como colofón de la magnífica restauración del Palacio de Alhajas nos regalasteis a todos un baile precioso

Clara y Guille: Para nosotros había mucha ilusión puesta en él. Habíamos estado preparándolo un poco y queríamos que la gente disfrutase. Al final del baile todo el mundo se animó y se produjo lo que, para nosotros, fue uno de los momentos de la boda. Ver a todas las parejas bailando abrazadas nos encantó.

La Luciérnaga: ¡Y arrancó la fiesta!

Clara y Guille: ¡Qué divertido! La gente lo dio todo y sólo eso ya hizo que mereciera la pena toda la preparación. Las copas suelen ser donde todo el mundo ya se olvida un poco del protocolo de la boda y se desmelena. Para nosotros fue un fiestón en toda regla. El fotomatón fue un complemento divertido y ahora nos ha quedado un álbum lleno de fotos chorras, que es un gran recuerdo para siempre.

La Luciérnaga: Y el Jager que corrió a raudales… 😉

Clara y Guille: Esto estaba en el guion. Teníamos un público muy exigente en este sentido y no queríamos defraudarles. Hay que ver el lado bueno, gracias a esto nos ahorramos una hora más de ampliación de barra libre. Os podéis imaginar el panorama… 🙂

La Luciérnaga: Queremos agradeceros, una vez más, la confianza depositada y los buenos momentos que hemos pasado. Hemos disfrutado muchísimo con vuestro día y con cada uno de los días previos, reuniones, etc. ¡Ha sido fantástico casi formar parte de vuestra familia durante un tiempo tan intenso!

Clara y Guille: Muchas gracias a vosotras. Tenemos un recuerdo muy bueno de este año de preparación, pero también estamos muy agradecidos a La Luciérnaga Eventos por su esfuerzo y dedicación. Hemos sido insistentes, dubitativos e incluso inoportunos en algunos casos y con algunas decisiones, pero vosotras siempre habéis sabido aconsejarnos de forma excelente. ¡Os damos la enhorabuena también a vosotras!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s